Instituciones y Organismos

La Unión Europea (UE) no es una federación, como Estados Unidos, pero tampoco es una organización para la cooperación entre gobiernos, como las Naciones Unidas. En realidad, la UE es única. Los países que la componen (sus «Estados miembros») siguen siendo naciones soberanas independientes, pero comparten su soberanía para ser más fuertes y tener una influencia mundial que ninguno de ellos podría ejercer por sí solo.

Compartir la soberanía significa, en la práctica, que los Estados miembros delegan algunos de sus poderes decisorios en las instituciones comunes que ellos han creado para poder tomar, democráticamente y a nivel europeo, decisiones sobre asuntos específicos de interés conjunto.

El Consejo Europeo determina la dirección y las prioridades políticas generales de la Unión Europea. Con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el 1 de diciembre de 2009, ha pasado a ser una institución. Su presidente es Donald Tusk.

En el proceso decisorio de la UE, en general, y en el procedimiento de codecisión, en particular, intervienen tres instituciones principales:

  • El Parlamento Europeo, que representa a los ciudadanos de la UE y es elegido directamente por ellos
  • El Consejo de la Unión Europea, que representa a cada uno de los Estados miembros
  • La Comisión Europea, que defiende los intereses de la Unión en su conjunto

Este «triángulo institucional» elabora las políticas y la legislación que se aplican en toda la UE. En principio, la Comisión propone la nueva legislación, pero son el Parlamento y el Consejo los que la adoptan. A continuación, la Comisión y los Estados miembros aplican esta legislación y la Comisión vela por que se tome debidamente en cuenta.

Otras dos instituciones desempeñan un papel crucial: el Tribunal de Justicia, que vela por el cumplimiento de la legislación europea; y el Tribunal de Cuentas, que controla la financiación de las actividades de la Unión.

Los poderes y responsabilidades de estas instituciones se establecen en los Tratados, que constituyen la base de todas las actividades de la UE. Los Tratados también establecen las normas y procedimientos que deben seguir las instituciones de la UE. Son acordados por los Jefes de Estado o de Gobierno de todos los países de la UE y ratificados por los Parlamentos.

La UE cuenta, además, con otras instituciones y organismos que desempeñan funciones especializadas:

Comité Económico y Social Europeo

Representa a la sociedad civil, la patronal y los asalariados.

Comité de las Regiones

Representa a las autoridades regionales y locales.

Banco Europeo de Inversiones

Financia proyectos de inversión de la UE y ayuda a las pequeñas empresas a través del Fondo Europeo de Inversiones.

Banco Central Europeo

Responsable de la política monetaria europea.

Defensor del Pueblo Europeo

Investiga las denuncias relativas a una mala gestión por parte de las instituciones y los organismos de la UE.

Supervisor Europeo de Protección de Datos

Protege la intimidad de los datos personales de los ciudadanos.

Oficina de Publicaciones

Publica información sobre la UE.

 

Oficina Europea de Selección de Personal

Contrata al personal de las instituciones de la UE y otros organismos.

 

Escuela Europea de Administración

Ofrece formación en ámbitos específicos al personal de la UE.

 

A raíz de la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, el Consejo Europeo creó el cargo de Alto Representante de la Unión para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad. Preside el Consejo de Asuntos Exteriores y dirige la Política Exterior y de Seguridad Común.

La Alta Representante cuenta con la asistencia del Servicio Europeo de Acción Exterior (SEAE). En la actualidad es Federica Mogherini.

AGENCIAS

Las agencias de la UE son entidades jurídicas independientes de las instituciones de la UE, creadas para llevar a cabo tareas específicas según la normativa de la UE.